Contempo: Casi sin diseño

Casi sin diseño

Casi siempre uno se topa con cosas sobre-diseñadas, con excesos, con mucho de algo que quizás ni siquiera son necesarios. Sería más agradable que las cosas estuviesen casi sin diseñar.

Como si no estuviesen diseñadas


Deshacer el diseño de un objeto es volverlo honesto con lo que quiere comunicar, es desnudar a tal punto un objeto que no se cuestiona de que otra forma pudo ser, es tan directo que solo se usa de una forma. Tal como una mesa es una mesa porque es así y no de otra manera.

Algo está demás


Al imaginar dos mesas de madera pero con una de ellas con un detalle plástico en las patas, inmediatamente uno ve que algo interrumpe el diseño de una de las mesas, no es visualmente limpio, es algo ajeno, incomodo, artificial. No debería estar ahí para interrumpir el cuerpo de la mesa.

Visualmente el rechazo a algo ajeno es un acto de reflejo, como al ver a una persona tatuada, el tatuaje no pertenece al cuerpo, ya que es algo ajeno a la piel, fuera de lugar, rompe toda la coherencia del diseño de un cuerpo.

Evidente, casi no pensado


No hay que pensar en las posibilidades de uso de un objeto, es así o no es así. Si estuviese sobre pensado y con excesos, habrían múltiples posibilidades, el objeto no tendría claro un uso en su interacción, y también estaría enfrentando un sobre-diseño visual.