Contempo: The Imposter

The Imposter

Me topé con The Imposter, un documental lanzado el 2012 y que relata la desaparición de un niño estadounidense que luego de años es encontrado al otro lado del mundo. Pero algo diferente hay en él.

Camaleón


Nicholas Barclay de 13 años desaparece en Texas, Estados Unidos, pero luego de 3 años es encontrado en España, sin ningún documento. Su familia es contactada y su hermana mayor viaja para traerlo a casa. Al llegar a casa cuenta su historia de secuestro, tortura y abuso a las autoridades por los años que estuvo ausente, llama la atención de los medios, se vuelve conocido en el país y luego todo vuelve a ser normal. Pero ¿por qué es tan diferente de hace 3 años?

¿A no ser que no sea él? Frédéric Bourdin, de 23 años, es la persona que ha estado viviendo bajo el techo de la familia, engañado a todos y tomado la identidad de Nicholas. ¿Pero como lo hizo?

Ingeniería social


Esto me recuerda un poco a lo que el hacker Kevin Mitnick practicaba cuando joven y que todavía se practica mucho, la ingeniería social.

Descubrir las vulnerabilidades sociales saca a relucir la ingenuidad de las personas, la confianza automática en otro ente es algo positivo y negativo a la vez, no hay algo que indique que se debería eliminar, pero tampoco hay que confiar en todo, la confianza se gana y se puede crear un vinculo para que se mantenga esa confianza, ya sea con personas, gobiernos, marcas, etc. Esto Bourdin lo aprovecha en su beneficio y puede hacerles creer a otros que es otra persona.

Es interesante ver mentes como la de Bourdin, al primer momento en que fue encontrado en España supo como empezar a descubrir vulnerabilidades sociales y sacarles provecho. Algunos dirán que es un estafador, pero es más interesante que eso, él descubre falencias en el comportamiento humano, eso es algo que siempre me ha llamado la atención, en como las personas interactuan y se relacionan con su ambiente.

Bourdin luego de ser encontrado sigue descubriendo más "agujeros sociales" y descubre la identidad de este niño desaparecido al otro lado del mundo, contacta a la familia y sigue en su engaño, pero con dudas sobre si seguir o no con esto. ¿También fue culpa de las autoridades el llevar a cabo este engaño social? así es, los métodos de las autoridades fueron burlados fácilmente al primer contacto con ellos. Pero la punta de la lanza para su engaño fue la misma familia.

No ver los hechos


La familia nunca dudó si esta persona era el verdadero o no, para ellos era Nicholas a pesar de las diferencias notorias. La primera razón a este hecho, es que querían tanto a Nicholas de vuelta que se ciegan a otras probabilidades. La segunda razón es que necesitan a Nicholas vivo para demostrar algo.

Bourdin sabe que la familia se da cuenta de los cambios físicos y las diferencias de hace 3 años, con ello Bourdin se pregunta ¿por qué insisten tanto en tratarlo como Nicholas y no lo reportan? ¿tan ciegos son ante las diferencias? Lo primero que le vino a la cabeza es que a Nicholas lo habían matado, por eso se empeñaban tanto en no apuntar sobre lo diferente que era hace 3 años. Al final, se descubre que Bourdin era buscado por la Interpol por robar cientos de identidades, la mayoría de jóvenes, y pasa 6 años en la cárcel.

Durante el tiempo en que se descubrió quién era Bourdin, el FBI investiga a la familia por la desaparición de Nicholas y su posible asesinato, a pesar de que uno de ellos falla en el polígrafo luego de varios intentos, no hubo más progresos por falta de pruebas y se canceló la investigación.

Un arte social


A pesar de que Bourdin utilizó un poco de ingeniería social, el lo complementa con cambios mentales, gestos y dar por hecho sin siquiera hablar de que es un joven menor. Las personas juzgan rápido, y él saca provecho de eso.

La primera impresión lo es casi todo, si puedes atraer algo con la primera impresión será más fácil el camino para lo siguiente. Algo así como el lanzamiento de un producto, en donde se listan las características y se muestra el producto desde varios ángulos, todo eso nos lleva a juzgar por las apariencias. Pero en este caso Bourdin es el producto, él sabe como entregar una imagen y desenvolverse socialmente para hacer creer que es alguien que no es, sin siquiera decir mucho.

Un verdadero actor ejecutando su obra en la realidad.