Contempo: La forma sigue a la emoción

La forma sigue a la emoción

Cada vez le he tomado más importancia a la emoción que genera la forma (estética) y función (uso) de un elemento.

La emoción es un compromiso


La función importa, pero es una parte de la forma, en cambio la emoción entrega un mayor compromiso a las personas.

Como al momento de usar un pantalón, se ve bien y funciona como tal, pero la emoción que genera al sentir como te queda y luego recordar con el tiempo eso, es un compromiso y atadura con la marca que creó ese pantalón.

Del amor al odio una sola forma


La emoción ligada a una forma es igual a una relación. Al tener una emoción positiva ligada a un elemento y esta decide utilizar una forma/función mal implementada, generará una emoción negativa que afectará lo que sentías y podrías terminar odiando a la forma y hasta la marca que lo creó.

Crea algo para ti


Tal como dice Hartmut Esslinger, que la mayoría de las cosas diseñadas hoy son solo cajas aburridas y sin una emoción que las potencie, la forma tiene que seguir a la emoción. Al crear algo primero parte por ti y como te sientes con aquel elemento que estás creando, tu eres la primera persona en sentir lo que sentirán los demás al usarlo.