Contempo: Dragon Ball Z: Battle of Gods

Dragon Ball Z: Battle of Gods

Hace un par de semanas vi Dragon Ball Z: Battle of Gods, y se me olvidó escribir sobre ello, así que acá está lo que vi.

Para la nueva película el mismo Akira Toriyama estuvo involucrado en el diseño de personajes y participó en el guión, además contó que durante su desarrollo tuvo que desempolvar varios recuerdos, debido a que él terminó el manga de Dragon Ball en 1995, después de eso creó varios one-shots e historias de pocos capítulos. El mismo contaba hace unos años, que se sentía orgulloso del trabajo que habían hecho los equipos de animación y directores con todas las películas de la serie. Pero esta vez no estuvo al guión Takao Koyama como siempre fue con todas las películas de DBZ.

El Dios de la Destrucción


La película parte con el despertar del Dios de la Destrucción, Bills. Bills tiene mucho de cultura actual en él, primero es un gato/conejo (los gatos están en todos lados en Japón, si hasta tienen una pequeña isla poblada), también es medio otaku (casi ve un capítulo de anime por la espera) y ama la comida (los japos podrían estar horas hablando de comida y hacer series sobre ello, lo cual ya han hecho). Bills está obsesionado con enfrentar al Dios Saiyajin con el cual soñó en una premonición. Bills en este aspecto es como Goku, solo busca enfrentarse al más fuerte.

La fuerza de Bills se da a entender cuando enfrenta por primera vez a Goku en el planeta Kaio, Goku pierde el enfrentamiento dejando clara la diferencia. Luego de eso, Bills va a la Tierra en busca del Dios Saiyajin, y se topa con una fiesta con karaoke y comida por montones. Aquí es como un capítulo de Dr. Slump, se nota el humor ligero que viene haciendo Toriyama y la referencia a la fascinación por la comida que tienen los japos. En la fiesta también aparece Pilaf, pero es más como un intento de recuerdo del pasado y un poco de relleno. Bills luego se enoja y decide empezar a tirar combos y patadas.

El Dios Saiyajin


Goku en este momento sabe que no tiene oportunidad de vencer nuevamente a Bills, así que le ofrece un trato. La idea de Goku era utilizar a Shenlong para recopilar información sobre el Dios Saiyajin, se necesitaban 5 saiyajin buenos para crear a un Dios. En esta parte Goku es el elegido, y sorpresivamente Videl estando embarazada (Gohan no era tan santo) usa el ki de su hijo, para finalmente crear a un Dios Goku de cabello rojo con forma natural de saiyajin y hasta más joven.

Aquí comienza la batalla final con animación fluida y ambientes tridimensionales, hasta con FLOW tocando de fondo su versión de la canción de Dragon Ball Z. Al transcurrir la batalla, desaparece el modo Dios de Goku, pero sigue peleando convertido en saiyajin al mismo nivel que Bills. Al terminar, Bills se da cuenta de ese echo y que Goku podría no tener limites en su fuerza, y se da por vencido.

Final y teorías


Al final todo termina en buenos términos, Bills solo buscaba a alguien fuerte, no era totalmente "el malo" de la película que siempre aparecían en las películas de DBZ (acá se nota la falta de Takao Koyama en el guión). Pero si da a entender que hay seres más fuertes que él, también da a entender que su acompañante Wiss es en realidad su maestro, Bills es el 7mo Dios de la Destrucción del 7mo Universo, y que existen otros 12 Universos.

Battle of Gods podría ser lo que ocurrió con Saint Seiya: Tenkai-hen Overture (Apertura a la Saga del Cielo), película que relataba el inicio de lo que sería una nueva saga contra los Dioses del Olimpo, pero no se continuó. En este caso lo que dijo Bills se interpreta como que hay 12 Dioses de la Destrucción en total. Battle of Gods podría ser el inicio de eso, una nueva saga, o quedar en 'continuará' como sucedió con Tenkai-hen Overture.

En este punto no me veo a Toriyama continuando el manga, quizá tomar esa historia como una serie de películas o quizá nada. Al final solo hay que disfrutar la película y recurrir al recuerdo. Aunque por ahora estoy re-viendo la serie por el cable, de hecho voy en la saga Boo. Hasta el momento mi película favorita de DBZ sigue siendo la Fusión de Goku y Vegeta.