Contempo: Kill la Kill

Kill la Kill

Y se estrenó el segundo anime más esperado del año (el primero acá), Kill la Kill.

La nueva serie es un proyecto del ex-staff Gainax que nos trajo Tengen Toppa Gurren-Lagann, por ahora son el nuevo Studio Trigger, así que está demás hablar sobre la calidad que quieren mantener. Además hay tintes locos que nos recuerdan a FLCL (algunos del staff también participaron en ello). Todo eso combinado nos trae Kill la Kill.

El primer episodio


El primer episodio no se detiene, es frenesí y acción de principio a fin con humor metido entre medio. Personajes extraños en un mundo bajo una dictadura con una nueva luz de anarquía. Esta dictadura controla a la Academia Honnouji, que es dividida por rangos (a los japos les encanta tener categorías para todo), desde los más débiles hasta los más fuertes etiquetados con estrellas y trajes que entregan poderes especiales. La presidenta Satsuki Kiryun es la que controla todo y su equipo de cuatro de los más fuertes mantienen a raya a los demás, especulo que la presidenta debe ser la más fuerte del lugar si todos la obedecen.

Ahora llega la introducción del personaje principal, una chica (Ryuko Matoi) con una espada que parece tijera cortada, la cual está en busca de respuestas sobre el asesino de su padre y crear un poco de anarquía mientras tanto. Por acá empezamos con las primeras batallas exageradas que nos tienen acostumbrados este staff, rápidas secuencias y ataques explosivos en el primer intento de Ryuko por tener una respuesta de la presidenta. Pero todavía no está al nivel de los más fuertes.

En la segunda mitad, Ryuko descubre su nuevo traje con poderes especiales para combatir contra los que controlan la Academia, su segunda venida la muestra más fuerte y con algo más de piel al aire. Las secuencias de pelea exageradas son un deleite en estos casos. Desafiar a la autoridad máxima y patear culos en el proceso es lo que nos trae el fin del episodio.

Mantener la calidad y subirla


El ex-staff Gainax, ahora Studio Trigger, nos trajo de vuelta lo explosivo que puede ser un anime en un solo episodio. Mientras los demás estudios de animación siguen con la basura típica de colegialas lindas haciendo nada, Studio Trigger nos recuerda lo explosivamente bueno que puede ser un anime. Nos trajo a Tierra. Este año, Shingeki no Kyojin (Production I.G, Wit Studio) y Kill la Kill (Studio Trigger) nos dan clase de como debería ser siempre el anime; Épico, explosivo, exagerado, orgásmico. Ahora a esperar el fin de semana para el otro estreno esperado, la tercera temporada de Hajime no Ippo (Madhouse).