Contempo: Side by Side

Side by Side

Side by Side es un documental producido por Keanu Reeves para hablar sobre la grabación de film vs digital.

Durante el documental entrevistan a cinematógrafos (directores de fotografía), directores de cine y editores. Keanu Reeves explica técnica y visualmente las diferencias de cada uno de los métodos de filmación, además de la llegada de nuevas cámaras profesionales y métodos para facilitar la creación de una película.

La complejidad del film


Directores como George Lucas y David Fincher, se quejan del complejo proceso que va desde grabar y moverse con una cámara de film, hasta el revelado que toma horas, solo para recién ver esas escenas en una sala acondicionada con proyector de cinta. No se puede rebobinar el film en el set para ver como quedó la escena. Y luego para re-editar con efectos especiales digitales, tienen que escanear todos los cuadros del film para digitalizar las imágenes. Eso sumado al desgaste del film cuando se reutiliza en cines, o es transportado y movido por la fricción.

La gran calidad del film


Christopher Nolan y su cinematógrafo Wally Pfister, defienden el uso del film debido a la gran textura de granulado natural que presenta, la gran resolución que brinda y la captura de detalles. Por ahora ven que el digital todavía no está a la altura de la calidad del film. Además de mencionar que Nolan ha estado utilizando cámaras con cinta IMAX de 70mm, no como las convencionales de 35mm. Las cintas IMAX capturan tanto detalle y resolución que su equivalente digital sería una cámara con un sensor de imagen el doble de grande al actual, y mayor resolución.

Primeros pasos del digital


Durante la grabación de la nueva trilogía Star Wars, George Lucas dijo que este sería el fin de grabar en film, y grabaría todo en digital, causando polémica en todo el circulo de cinematógrafos y directores. Al principio no había gran calidad de imagen en digital, así que George Lucas se dirigió a Sony para pedirles si trabajaban en conjunto para fabricar una cámara de alta definición. La cámara Sony F900 grababa en digital con resolución HD 1080p (casi 2K), pero era gigante, así que el tamaño seguía siendo un problema, y a pesar de ser una imagen buena, no llegaba a la imagen lograda por film. Y con ello grabó Star Wars II Attack of the Clones en alta definición digital.

Antes de eso, en los años 90', hubo una ola de películas independientes, gracias a las cámaras caseras que grababan en digital, pero con resolución SD 480p. Se notaba que era filmación amateur por el movimiento de la cámara compacta, pero incluían tomas y encuadres que con film hubieran sido imposibles de lograr. Aunque la resolución dejaba mucho que desear.

Transición a digital


En la primera década del siglo 21, fueron apareciendo más cámaras digitales para uso profesional, como la Genesis de Panavision o la Thomson Viper. Pero como cuenta David Fincher, seguían siendo grandes y él necesitaba algo liviano para transportar y lograr las tomas que él tenía en mente. La transición a digital seguía siendo un problema.

Todavía había un problema con el tamaño de la cámara digital profesional, y ni hablar de aumentar la resolución de imagen. Hasta que una nueva compañía llegó a cumplir con las peticiones de los involucrados, Red Digital Cinema. Al principio la cámara se veía como un sueño o vaporware, debido a las altas exigencias que promovía, pero la cámara Red One con resolución 4K llegó. Fincher logró con esta cámara de bajo peso y gran resolución, grabar tomas impensadas en digital para The Social Network. En Red consideran que necesitan subir la barra en exigencias técnicas y visuales para que el film pueda descansar en paz y sin preocupaciones.

El director Danny Boyle grabó casi completamente Slumdog Millionaire en cámara digital Silicon Imaging SI-2K, la cual resultaba desmontable a tal nivel que se podía correr con ella en mano, y la misma critica a la película logró que el filmar en digital se masificara. Robert Rodriguez le hubiese sido imposible grabar Sin City en film, pero lo pudo hacer en digital. Por otro lado el caso de James Cameron y el uso de 3D-estereoscópico digital con la cámara Sony F950 para grabar Avatar.

Ahora la mayoría de los fabricantes están desarrollando cámaras profesionales digitales en 2K~3K (Arri Alexa XT Studio) 4K (Sony CineAlta F65), 5K (Red Scarlet), 6K (Red Dragon) y hasta 8K (NHK 8K para transmisión por televisión, y espero pronto Red).

Post-proceso digital más fácil


Cuando se graba en digital, inmediatamente se pueden ver los resultados de la escena en el set, a diferencia del film. Otro punto a favor es la gran facilidad para editar por software, agregar efectos especiales y la coloración de la imagen. George Lucas también expresa su fascinación por la rapidez del post-proceso en digital.

La coloración de imagen por film colorea toda la escena, pero al contrario con digital por software se pueden seleccionar zonas a colorear. El proceso de aplicación de colores se ha facilitado también para cinematógrafos que dependían solo del uso de la luz y sombra al grabar en film.

Además que para transportar film hay que mover varios rollos grandes, pero el digital se almacena en pequeños discos duros, discos SSD o memorias portátiles.

El futuro de la grabación digital


A pesar de que Pfister respalda el film y detesta el uso de 3D digital, cuenta que llegará un punto en el que la grabación digital alcance al film y la sobrepase. Pero solo al nivel de ser superado visualmente, los aspectos favorables de producción poco le importan al espectador.

El digital tiene por ahora varios puntos a favor, pero no solo hay que agarrarse del aumento de resolución en las cámaras profesionales, si no de subir la barra en la calidad del rango dinámico, colores, textura, distribución de la película, y la experiencia del espectador.